¿Sigue necesitando China a los extranjeros?