El metálico no siempre es bienvenido