España pierde población por quinto año consecutivo